La vida en las residencias de Betel

¿Cómo se vive siendo un residente de Betel?

Muchos hombres y mujeres expresan que pronto se sienten aceptados como nuevos miembros de una gran familia.  En Betel existe un ambiente seguro y estructurado, parecido a una familia. De 07:00 a 23:00, los días consisten en aprender a cooperar y trabajar con otros, ya sea  limpiando la casa, preparando la comida o trabajando en un taller ocupacional de Betel.

Durante los primeros meses a los nuevos residentes, se les asigna un "responsable" o un miembro de Betel  con más experiencia para ayudarles a aprender la rutina diaria, y será ese responsable al que se debe acudir para resolver preguntas o problemas.  También, los “Betelitos” siempre estarán en pareja o grupos.

Cada mañana comienza con un “devocional” de media hora en un grupo, un breve tiempo de adoración seguida de una breve charla de un residente de Betel con experiencia o miembro personal.  Durante las dos primeras semanas, cada persona nueva se queda en la casa de acogida adaptándose y conociendo cómo funciona Betel, los residentes son asignados a un equipo de trabajo durante el día laboral.  Los equipos de trabajo incluyen distribución de publicidad, recogida de mobiliario, ventas en tiendas de caridad, restauración de muebles/tapicería, jardinería o que haceres domésticos (preparación de alimentos y limpieza).

Después de la cena y limpieza, las tardes consisten en una hora de lectura tranquila, adoración y grupos de discusión de la Biblia, diversión según la noche de la semana.

Los residentes reciben visitas de familia normalmente antes y después de los cultos públicos y llamadas telefónicas en el fin de semana. Después de la reunión del domingo por la mañana, generalmente, la tarde y la noche son para escribir cartas, jugar el fútbol y otras alternativas de ocio.

HAY ESPERANZA PARA CADA UNO

Recomendamos que los residentes planeen quedarse como mínimo de 12 a 18 meses. Durante ese tiempo, les irán aumentando las responsabilidades en casa y el trabajo siempre y cuando se demuestre la buena voluntad, la fiabilidad y una actitud de trabajo en equipo soportándose unos a otros. En Betel los residentes responsables aprenden a sentir afecto por otros, a supervisar rutinas domésticas, dirigir a los equipos de trabajo, y manejar negocios.

A través de los años, muchos hombres y mujeres han cumplido su deseo de ayudar a otros a alcanzar su potencial haciéndose líderes en Betel.  En 100 ciudades en más de 20 naciones donde Betel tiene centros, más de 90% de ellos son dirigidos ahora completamente por antiguos residentes.

Chicos de Betel en Reino Unido

Chicos de Betel en Reino Unido

Después de la paella en Betel Ceuta

Después de la paella en Betel Ceuta