Mensaje del Fundador

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”  Juan 15:13

Elliott

La esencia del Cristianismo es el amor sacrificado.  Jesús se dio a sí mismo por nosotros
y ningún discípulo es más grande que su maestro.  Su llamado al discipulado verdadero permanece hoy de manera tan manifiesta y enérgica como cuando Pedro y Andrés, Santiago y Juan abandonaron sus redes para seguir al Carpintero.  Nada ha cambiado en los últimos 2000 años.

Hoy, en el siglo XXI, ¿dónde puede un verdadero discípulo servir?  En casi cualquier lugar.  Pero algunos sitios y algunas personas tienen especial necesidad.  Nosotros creemos que Betel Internacional es una puerta de entrada hacia “un activo servicio cristiano”, entre algunos de los grupos de personas en el mundo más marginados y abandonados.

Queremos desafiar a las personas a considerar un tiempo de servicio, a corto o largo plazo, con nosotros en Betel.  Cuando examines nuestra literatura, páginas web, y los requisitos de nuestros voluntarios y programas de prácticas, creemos que muchos verdaderamente se inspirarán a considerar el discipulado cristiano radical en la familia de Betel.  Atrévete a ser audaz, pasarás con nosotros a través de este portal el costoso sacrificio.

“Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.  Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros.”  Marcos 10:29-31

— Elliott Tepper